Toca nuestros corazones, que podamos convertirnos plenamente a la Gracia, y conozcamos nuestros pecados con claridad. Recibe nuestros corazones y conviértelos en tierra fértil.