Por los enfermos del cuerpo y alma, para que puedan ver el Rostro de Cristo a través de la enfermedad y por los fieles difuntos, para que reciban el perdón de sus faltas.