Para que el Señor nos de la gracia de aceptar su gracia.