Por el eterno descanso de Carlos Bigi, Rubén Pardo y las Benditas Almas del purgatorio