Padre misericordioso, guía nuestros corazones, para que seamos dignos de tu Amor.