Bendito Padre Francesco, que a pesar de mi indignidad, me permites caminar contigo, al encuentro de Nuestro Amado, Señor Jesucristo; te ruego, intercedas ante el Padre de la Misericordia y ante nuestra Madre Santa María de los Angeles, para que les regalen un hijo a Alicia y a Jesús, que tiene la dicha de haber estado en la Porcíuncula. Amén.