María, enséñanos a dejarnos alcanzar
por el Amor de Dios
para que sepamos decir NO a la indiferencia,
a toda forma de desamor;
y sepamos decir SÍ a la fraternidad, al compartir, al amor y al perdón.