San Francisco de Asís, intercede ante nuestro Padre Eterno y la Santísima Trinidad, por nuestras necesidades materiales y espirituales. Así sea.