Gracias Señor, por tanto bien que me has regalado a mi y a mi familia. Cuanto amor recibimos por de ti cada día. Por la vocación franciscana que me has dado. Que sea digno de tanto